El resultado final es satisfactorio, el pabellón auricular mantiene su forma, no se ha deformado por culpa de la retracción del coágulo sanguíneo del otohematoma, circunstancia que habría ocurrido en caso de no intervenirlo.