Los pópilos vaginales son neoplasias benignas que pueden aparecer en hembras de edad avanzada.

Se caracterizan por la salida al exterior de una masa redondeada, lisa, uniforme, indoloro, que se puede lesionar, resecarse y sangrar.

La técnica quirúrgica es fácil de realizar y con un buen pronóstico.

La paciente se coloca en decúbito prono.

Se prepara el campo operatorio de forma convencional.

Se realiza una sutura en bolsa de tabaco para evitar la salida de heces al campo operatorio durante la cirugía.

Y se practica una episiotomía para exponer la luz vaginal.

 

 

Gracias a la episiotomía se puede explorar la base de los diferentes pólipos en la luz de la vaginal.
Con el asa de polipectomía del equipo de electrocirugía (bisturí eléctrico) se resecan las masas neoplásicas desde la base.
En esta imagen podemos apreciar numerosos pólipos de pequeño tamaño,
que también son resecados.
En este caso como la lesión creada en la mucosa vaginal es amplia, ésta se debe reparar con puntos de material absorbible 3/0.

En esta imagen se aprecian los distintos pólipos extirpados.