Preparación del campo operatrorio.

Realización de la incisión cutánea por la línea media desde el ombligo hasta el prepucio.

A partir de aquí se lateraliza hacia uno de los lados.

Se identifica los vasos prepuciales, ramas de los pudendos externos, que deben ser clampados y ligados o coagulados.

Continua la sección del tejido celular subcutáneo.

Se diseca con delicadeza y lo mínimo posible el tejido subcutáneo, hasta observar la línea media.

En esta zona abdominal la línea alba es más difícil de apreciar que en zonas más craneales.

Se tracciona de la prensa abdominal hacia el techo con el fin de dificultar la lesión de órganos abdominales cuando se incide la línea blanca.
La laparotomía se amplía, tanto en sentido craneal como caudal con tijeras.

Tras realizar la intervención se cierra la laparotomía con una sutura de material sintético absorbible monofilamento.

Esta sutura sólo afecta a la aponeurosis anterior, sin englobar ni el peritoneo, ni los músculos abdominales.

  Se reposiciona el prepucio en su sitio, y se fija a la fascia con otro punto de sutura.
 

Se cierra la piel con la técnica favorita del cirujano.