HTML y XML


1) Tecnologías para comparar precios. Los márgenes se estrechan

Uno de los aspectos clave en el B2C es el desarrollo de aplicaciones y servidores de Internet que comparan precios de productos en tiendas. Según un estudio de Dataquest, en la actualidad un 10% de las ventas en Internet se canalizan por este medio (un 20% se canalizan en los portales), esperando aumentar esta cifra.

 

Objetivo: buscar el menor precio


Estos comparadores de precios son buscadores que rastrean en las tiendas virtuales:

Son cada vez más populares, de forma que no será posible vender un producto estándar (libro, billete de avión, etc) a un precio más elevado que los competidores. Su uso es sencillo, basta con rellenar un formulario especificando qué producto quiere. El agente inteligente hace la búsqueda e informa sobre las mejores opciones. Algunas páginas ofrecen la posibilidad de que el comprador sea avisado por medio de un correo electrónico cuando haya una buena oferta. La mayoría de estas páginas reciben una comisión si la venta finalmente se produce.


EJERCICIO: Buscar el precio más barato de un monitor de ordenador Sony de 21 pulgadas.

2) Utilidades adicionales de los comparadores de precios

 La compra rápida


La compra rápida es un servicio adicional que trata de que uno se registre una única vez y pueda comprar en diversas tiendas. Lo tiene Google, PayPal (de eBay), Amazon...
EJERCICIO: Comprobar el servicio, por ejemplo haciendo una búsqueda en Google Products (http://www.google.com/products) haciendo click donde pone "Google Wallet".

 

Y para los vendedores, posicionarse en los buscadores


En Google Merchants (http://www.google.com/merchants) es sencillo para los vendedores incluir su catálogo. Simplemente acceda y siga las instrucciones. Aquí está como dar de alta un producto, servicio disponible desde el 22 de septiembre de 2011 y en España desde 15 de noviembre de 2012. También se puede hacer con varios productos a la vez, para hacernos una idea es similar a rellenar una hoja de cálculo como esta y enviarla a Google por FTP, aquí lo explican.

Las instrucciones para rellenar el "product feed", que es un fichero que contiene la información sobre los productos que hay en la tienda.

Y tenemos acceso a un panel de control. Las tiendas grandes pueden automatizar el proceso anterior.

 


EJERCICIO:  Si tiene una tienda virtual puede realizar el proceso anterior.

 

Buscadores especializados


Hay comparadores de precios especializados en buscar libros, música, ordenadores, etc.

 


EJERCICIO: Busque la oferta más barata para el libro "Neural Networks in the Capital Markets", de Refenes

3) El HTML y el XML. La web 3.0

La popularización de estos "comparadores de precios" hace que en Internet los márgenes comerciales se estrechen cada vez más. Estos agentes no buscan en todas las tiendas virtuales, sino sólo en las preseleccionadas. Hasta ahora estos programas son capaces de comparar los precios de un conjunto reducido de tiendas, fundamentalmente porque no está estandaizados los formatos. Pero ¿se imaginan que estos programas fueran capaces de acceder a TODAS las tiendas virtuales que hay en Internet?

Técnicamente es posible, con la nueva tecnología para hacer páginas web: el XML.

Sabemos que el HTML son las siglas de HyperText Markup Language, y es el lenguaje que permite diseñar los hipertextos utilizados en el WWW. Pero el HTML es una aplicación específica de SGML. SGML es el Standard Generalized Markup Language (ISO 8879). Es el estándar internacional para la definición de la estructura y el contenido de diferentes tipos de documentos electrónicos. XML, (eXtensible Markup Language) es una versión abreviada de SGML, que facilita definir al usuario sus propios tipos de documentos. Ya vemos como están relacionados XML, HTML y SGML. El HTML esta bien para hacer paginas Web, pero se queda pequeño para representar todo tipo de documentos, porque solo se preocupa de dar formato a describir el contenido de las etiquetas.

En el siguiente ejemplo, tomado de Joaquín Bravo lo vemos claro:


  Comparando HTML y XML


Si en una página web, el código en HTML para el autor y precio de un libro es el siguiente:

<b> Miguel de Cervantes, El Quijote</b>
<i>
Tapa dura</i>
Publicado 2006. Precio: $31.99 <br>
<font color =#990033>
Ahorro: $8.00 (20%)</font>

en XML lo podríamos escribir de la siguiente manera, que es mucho más apropiado para su posterior tratamiento por una base de datos:

<autor>Miguel de Cervantes</autor>
<titulo>
El Quijote</titulo>
<formato>
Tapa dura</formato>
<publicacion>
2006</publicacion>
<precio cantidad=
"31.99" moneda="dolar"/>
<descuento cantidad=
"20"/>

 

Veamos un ejemplo real de XML en Google Products (http://www.google.com/base/travel1.xml)

El HTML ha convertido Internet en una gran colección de documentos. Si se expande el XML a medio plazo Internet se convertiría en una gran base de datos a la que, por ejemplo, podríamos solicitar la tienda de Internet donde se encuentra dicho libro más barato.

Veamos por ejemplo esta página, como se ha realizado utilizando etiquetas XML de acuerdo con el proyecto Schema (http://blog.schema.org) lanzado por Google, Bing y Yahoo. Puede comprobarse en (http://www.google.com/webmasters/tools/richsnippets?url=http%3A%2F%2Fciberconta.unizar.es%2Finaem&view=) y la autoría de ese documento en el perfil de google del autor (https://profiles.google.com/ciberconta).

Veamos también esta página escrita en el lenguaje que le gusta a Google, por fuera (http://ciberconta.unizar.es/ejemploxml.html) y como es por dentro (http://ciberconta.unizar.es/ejemploxml.txt). Para saber las etiquetas que tenemos que usar, podemos ir a (http://www.schema.org/docs/full.html). Estamos hablando de etiquetar un contenido docente, al autor y donde trabaja. Entonces parece adecuado ScholarlyArticle, Person Organization.

Pero esto es simplemente un material docente. Lo realmente importante son las etiquetas para productos: (http://www.schema.org/Product). Combinando todas las posibilidades que ofrecen ya podemos tener una idea de lo que será la Web Semántica o Web 3.0 según Google.

Un ejemplo que ya funciona es el buscador de recetas Google Recipes (http://www.google.com/landing/recipes/) y compare con Google (http://www.google.com/ncr). Si no funciona (https://www.google.com/search?q=chicken+pasta&tbs=rcp%3A1&hl=en).

 

La Web Semántica o Internet 3.0


Las repercusiones podrían ser tremendas. Llevado al extremo, si alguien que quiere poner una tienda virtual de, por ejemplo, libros nos pide consejo, deberíamos responderle: ¿Estas seguro de que tu tienda va a vender los libros más baratos de todo el Planeta? Si es así, ánimo y prepárate para recibir pedidos de todo el mundo. En caso contrario, olvídalo.

Es la llamada web semántica o Internet 3.0.


4) El caso Barrabes.com

El caso Barrabés

Barrabes.com (http://www.barrabes.com), inicialmente una pequeña tienda de deportes de montaña en un pueblecito al pie del Aneto (la cima más alta de los Pirineos con 3.404 metros), ha pasado por todos los estadios de Internet. Empezaron su camino en 1995, con un catálogo de productos. Como eran únicos en la web hispana, todo el mundo los citaba y ello les generó negocio.

De acuerdo con Carlos Barrabés:

El margen desaparecerá en Internet. Internet pone todo el poder en manos del consumidor. El consumidor dispone, gracias a Internet, de los medios para comparar y encontrar el mejor precio de cada compra. Como consecuencia, los precios, y los márgenes, en productos estándar van a tender a reducirse al máximo.

Y si el intermediario no dispone de margen para mantener su negocio, ¿qué debe hacer?

Los intermediarios sobrevivirán si tienen volumen de visitas. Si tiene visitas, tiene clientes. Los clientes son un activo que interesa a mucha gente. En definitiva, las visitas son poder. El intermediario, entonces, pasa a facilitar a otros el acceso directo a sus clientes.

¿Dónde está entonces el negocio? 

Basado en el volumen de visitas de que goza, el intermediario deberá encontrar nuevas fuentes de ingresos. Barrabés, por ejemplo, hace tiempo que los obtiene de su revista de montañismo o de la venta de predicciones meteorológicas. Además, el volumen de visitas atraerá a posibles socios interesados en explotar el potencial de sus visitas. Así, el margen por la venta de productos, es previsible que se convierta a medio plazo en una comisión por poner en contacto el fabricante con el comprador. Y para mantenerse al frente de ese cambio en el modelo de negocio, hay que pasar de ser una Tienda Virtual a un Parque Temático. El Parque Temático es el que consigue crear a su alrededor una auténtica comunidad. Y cuando hemos creado una gran comunidad podemos convertir nuestra sede web en Soporte Publicitario que pondremos a disposición de todo el que quiera usarlo.

¿Y cómo se hace?

El intermediario debe convertirse en gestor y facilitador de información. Debemos ver al cliente como un compañero con el que compartimos intereses y/o aficiones. Y nuestro objetivo es mantener a nuestro compañero/cliente informado. No basta con disponer de una comunidad. Debemos conseguir una comunidad activa. No es suficiente con que te visiten sino que debes conseguir que participen, que te utilicen.

 

Ficha Técnica
Título: HTML y XML
Autor:
Idioma: es
Publicado:
Modificado: 7 Octubre 2013
Resumen: Se presenta la diferencia entre el HTML y el XML, como ejemplo de tecnologías diferentes que sirven para hacer páginas web pero suponen una manera diferente de construir Internet
Palabras clave: HTML, XML, web semántica
Licencia: Creative Commons (Reconocimiento 3.0 Genérica)

Formatos: [Versión para imprimir] [Versión en PDF]
Foto de Carlos Serrano-Cinca
es Profesor en la Universidad de Zaragoza. Su web personal:
Citar como: Carlos Serrano-Cinca (2013) :"Curso Online sobre Gestión Electrónica de Empresas" http://ciberconta.unizar.es/ecofin/drupal1/html-y-xml [Fecha de consulta: 7 Octubre 2013]

La clase continua en Facebook: